Tras el 8 de Marzo

La conmemoración del 8 de Marzo es una de esas fechas marcadas en el calendario de la coordinadora de Igualdad de cualquier centro para realizar actividades de concienciación y visibilización de la mujer, difundiendo esta labor simultáneamente en redes sociales, blogs y páginas web. Pero no este año. Este año el mundo se paró el 8 de Marzo porque nosotras paramos. Decidimos decir basta, concentrarnos en plazas y calles, manifestarnos a la vez en 177 países, empoderarnos y confirmar, esta vez con un sí rotundo, que sin nosotras, la revolución y el cambio no pueden ser posibles. Mostramos nuestro hartazgo ante un paternalismo que nos mantiene en una minoría de edad permanente; ante la discriminación laboral y social que condena a muchas de nosotras a una precariedad casi endémica; ante el terrorismo machista que sigue matando; ante la indiferencia de una sociedad que había normalizado la desigualdad y unos roles injustos que nos dejaban fuera de juego ante los privilegios masculinos.

El movimiento feminista demostró fuerza, valentía y coraje uniendo a mujeres de muchas generaciones por un objetivo común: la igualdad real y efectiva; luchó el pasado jueves contra el todopoderoso aparato político que se oponía ferozmente a esta convocatoria y que, tras ver la repercusión y el carácter histórico de esta jornada, ha intentado recular, eso sí, de un modo torticero, que no ha hecho más que retratarlos como a oportunistas, y no como a defensores de los derechos de las mujeres. También ciertos sectores mediáticos condenaban en periódicos, radios, televisiones y redes sociales la huelga feminista, para al final tener que reconocer el éxito de este 8 de Marzo.

En el IES Capellanía, las actividades conmemorativas tuvieron lugar el viernes, y continuarán durante la semana próxima. Hemos llevado a cabo «(IN)visibles: mujeres en la Historia», una performance en la que alumnado de 4º, 1º y 2º de Bachillerato representaban con máscaras la invisibilización de figuras femeninas, que grupos de 2º de ESO, a modo de investigadores, debían descubrir para completar un mural con las identidades de estas mujeres:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *