Dejando atrás el peso del pasado y labrando un futuro tecnológico.

Julia Ariza Hernández. I 12 de febrero 2022

El pasado viernes 11 de febrero se realizaron en el centro distintas actividades con motivo del día de la mujer en la ciencia.

Para el alumnado de 1º de bachiller de ciencias, al cual pertenezco. Se realizó una pequeña charla proporcionada por una profesional en ciencia óptica entre otras.
En esta charla se proporcionaron mayormente datos con motivo de visualizar las diferencias entre género a la hora de elección de distintos tipos de carreras. Algunos de los datos que más llamaron la atención fue que tan solo el 7% de niñas jóvenes de 15 años piensan en optativas científicas y mientras que el 53% del alumnado que cursa bachiller es de sexo femenino, el resultado baja al 20% de mujeres cuando hablamos de cursar algún tipo de ingeniería en universidades y al 30% de investigadoras.


A los alumnos se les formuló la pregunta de “¿Creéis que la elección del bachiller es libre?¿Nos condicionan los padres?” a lo que la mayoría de alumnos respondió “el bachiller es de libre elección sin condiciones algunas para ninguna persona, permitiendo elegir lo que cada uno considere.” Posteriormente se dieron datos como que solo 1 de cada 20 ejemplos en libros de ciencias son mujeres, además, solo 1 de 114 ejemplos en libros de tecnología son de este mismo género.
Posteriormente se pudo ver que mientras había más mujeres en la etapa predoctoral, al hablar de la época laboral hay muchos más hombres contratados dejando a las mujeres en casi la mitad.

Al terminar la charla se habló de las numerosas mujeres que habían influenciado en las ciencias, de las cuales apenas conocíamos un cuarto de ellas, dando a ver la falta de referentes y la poca importancia que se le dieron a esas mujeres que realmente hicieron descubrimientos claves para el desarrollo de la ciencia.

Como conclusión, se podría decir que ciertamente estamos influenciadas indirectamente por las costumbres que se han seguido hasta ahora, dejando a la mujer en puestos como maestras, abogadas o enfermeras, haciendo perder el interés o haciendo ver como imposible estudiar ingenierías o algo relacionado con el bachillerato tecnológico. De hecho, al pertenecer a él, puedo decir que solo 3 niñas de aproximadamente 90 alumnos de 1º de bachiller nos matriculamos en esta optativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *